1. El dormitorio

El dormitorio es la habitación más personal de la casa, debe ser acogedora y cómoda para la persona enferma.

Si es necesario eliminar muebles u objetos personales para facilitar su movilidad, no se debe llegar al punto de despersonalizarla, debe seguir siendo «su habitación».

Detalles a tener en cuenta:

  • Hay que procurar que la cama sea cómoda, que se puede levantar y acostar con facilidad. Tenga en cuenta que, si se levanta durante la noche y tiene dificultad para incorporarse, puede no llegar a tiempo al baño o caerse de la cama. Existen distintas opciones para poder levantar la cama, con unas patas elevadoras (patas de elefante) o haciendo uso de cama con carro elevador, que facilita estos cambios de manera mecánica, para facilitar subirse y bajarse de la misma, así como el acceso del cuidador al usuario, así mismo la articulación del somier ofrece mayor comodidad al propio usuario. También hay que procurar no pegar la cama a la pared para que pueda acceder por los dos lados, ya que, aunque tenga la rutina de años de acostarse y levantarse siempre por el mismo lado, de repente un día puede hacerlo por el lado contrario.
  • Será conveniente, el uso de productos de apoyo, para evitar la aparición de úlceras por presión (escaras), en aquellos usuarios, que pasen largos períodos acostados y/o sentados, a lo largo del día. En los centros ortopédicos, existen diferentes colchones antiescaras, cojines, tobilleras, almohadas… que facilitarán un correcto posicionamiento de la persona, así como evitarán la aparición de úlceras por presión, tan solo habrá que buscar, el que más se acerque a nuestras necesidades con la ayuda de un profesional.
  • En el caso de aquellos usuarios que necesiten levantarse con supervisión, se puede hacer uso de barandillas abatibles, a ambos lados de la cama, para evitar riesgo de caída, durante la noche.
  • Si la cama tiene ruedas es necesario bloquearlas para evitar desplazamientos al apoyarse en ella.
  • Las alfombras que suelen ponerse a los lados de la cama pueden dar lugar a tropiezos o resbalones, por lo que deben retirarse, pero en el caso de que decida conservarlas ponga debajo de las mismas algún elemento que impida que se deslicen o se levanten (cintas adhesivas o materiales antideslizantes especialmente diseñados para alfombras).
  • La mesilla de noche no debe obstaculizar el acceso a la cama, tampoco debe ser de cristal o extremos puntiagudos; procure que sea estable y dejarla libre para que pueda poner sus gafas, dentadura, etc. Si pone vaso, recuerde que sea de material irrompible y si tiene lámpara, procure que tenga fácil acceso al encendido.

Para todos nuestros socios/as, están a su disposición nuestros terapeutas ocupacionales que podrán desplazarse a su domicilio y asesorarle in situ, sobre aquellas adaptaciones de su vivienda más adecuadas para la situación de su familiar.